Identidad Manga > Público

Diferencias entre el cómic occidental y el manga

Escrito por Sonia / 10 de septiembre de 2008

Las diferencias entre los cómics occidentales y el manga van más allá de la imágen en sí, y se adentran también en el terreno psicológico.

Cualquier artista de cómic que tenga intenciones de realizar un manga tendrá que tener en cuenta que una cosa es imitar los rasgos físicos característicos de éste, como por ejemplo los ojos grandes (y que también tiene su factor psicológico pues, según Luca Raffaeli en su libro “Le anime disegnate“: “a través de la representación de los ojos grandes -espejos del alma-, los dibujantes japoneses quieren comunicar su deseo de mirarse por dentro, de descubrir sus propias verdades secretas”) y otra distinta los detalles ideológicos de la obra (comportamiento de los personajes, ritmo de acción, planificación…) factor clave en el hecho de que el manga tenga personalidad propia. A continuación definimos las claras diferencias entre el cómic japonés y el occidental, afectando éstas a la psicología de la obra.

Temática variada

Si en el cómic occidental coexisten varios géneros historietísticos (exceptuando el estadounidense donde prima el de superhéroes) en el manga alcanza su máxima expresión, abarcando temas raramente plasmados en occidente.

Psicología de los personajes

En el manga, el perfil psicológico de sus protagonistas alcanza una profundidad raramente vista en los cómics occidentales. Sus personajes ríen, lloran, tienen defectos, maduran y, en algunos casos, incluso mueren (como Anthony Andrew en “Candy, Candy“… ¡¡menudo disgusto nos pillamos todos los seguidores de la serie!!), a excepción de los manga de humor o infantiles en los que los protagonistas tienen siempre la misma edad (con alguna excepción), lo cual no quita que gozen también de la misma profundidad que los otros géneros manga.

Madurando

En la gran mayoría de los manga, el protagonista crece, pasando de niño a adolescente y adulto. Este crecimiento no sólo es físico, sino que madura psicológicamente buscando el sentido de la existencia y su misión en la vida. Por poner un ejemplo, Tsubasa Ozora (“Captain Tsubasa“) empieza siendo un niño de 13 años que juega al fútbol y al final de la serie es un futbolista profesional de fama mundial, casado y fichaje del Barça.

Ritmo narrativo

Si lo más frecuente en el cómic occidental en la conexión entre viñetas es de acción a acción, tema a tema, o escena a escena, los japoneses utilizan también las conexiones de momento a momento, y de punto de vista a punto de vista, lo cual propicia que una acción ocupe más viñetas para conseguir con ello saborear una acción y desarrollarla al máximo en sus posibilidades gráficas.

El guionista Kazuo Koike lo explica así: “El ojo se mueve en los cómics japoneses. Esa es la diferencia fundamental entre éstos y los americanos (…). Los cómics japoneses tienden a que una viñeta interfiera con la siguiente, formando una secuencia. Cuando superman vuela en el cielo, si es dibujado en una sola viñeta, resulta una imágen estática. En los cómic japoneses un personaje volará a lo largo de tres viñetas mientras se enfocan su cabeza, su cuerpo y sus pies“:

Layout

El layout es la planificación de la página del cómic y también en este aspecto hay una clara diferencia entre el cómic occidental y el japonés. La típica desposición de viñetas en tiras horizontales de occidente es poco común en Japón.

Pudiendo disponer de un mayor número de páginas, los mangakas hacen un uso frecuente de un bajo número de viñetas por página (pudiendo llegar en ocasiones a ocupar dos páginas una sola viñeta). Estas viñetas suelen tener una disposición innovadora (verticales, encadenadas, con espacios blancos entre sí…) y para nada en detrimento de la legibilidad o comprensión del cómic.

Otros factores

El texto y los diálogos tienen menos importancia con respecto a los cómic occidentales, pero no por ello resultan menos inteligibles, sino más bien todo lo contrario, pues la riqueza del elemento gráfico hace que la historia sea perfectamente comprensible para el lector. Se hace un uso peculiar de las onomatopeyas para intensificar las sensaciones, para ambientar al lector, y las líneas cinéticas (de movimiento) llegan en mucha ocasiones a sustituir al fondo.

Por último, si uno quiere disfrutar plenamente de la lectura de un manga, es bueno adquirir cierto conocimiento de Japón, sus costumbres y su folklore; de hecho no son pocos los lectores occidentales que complementan la lectura de manga con textos sobre la cultura japonesa, llegando al extremo de aprender el idioma japonés en algunos casos; pero esto es normal, el manga tiene ese efecto entre sus seguidores.

Tags: , , , , , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment