Identidad Anime|Identidad Anime > Origen

OVAs

Escrito por Sonia / 29 de septiembre de 2008

Los OVA son animaciones creadas exclusivamente para su visionado en vídeo y supusieron un antes y un después en el campo de la animación japonesa.

La íntima relación existente entre el manga y el animé no es común al cómic occidental. El lector de cómics occidentales no suele ser también aficionado a la animación occidental, sin embargo el lector de manga es practicamente inevitable que sea también asíduo del animé. Por otra parte, resulta curioso que, habiendo los japoneses acuñado el término “animé” del francés para denominar a todo tipo de animación, fuera de Japón la palabra “animé” sea sinónimo de animación japonesa.

Vamos a saltarnos algo de historia (mas bien bastante) para irnos hasta la década de los 80, época en la que el animé alcanza la madurez gracias, principalmente, a la creación de los OVA. Los OVA o OAV (Original Vídeo Animation) son animaciones concebidas exclusivamente para su visionado en vídeo.

El primero

El primer OVA sale al público en 1983, ¿su título?, Dallos, realizado por el Studio Pierrot, por aquel entonces, novato en el mundillo. Un nuevo mercado acababa de surgir en la ya bastante extensa industria de la animación japonesa. Este nuevo formato ponía al alcance del público obras que, a causa de restricciones comerciales o censura, no eran difundidas por los canales televisivos o cinematográficos.

Y los demás…

Algunos estudios decidieron especializarse en la creación de OVAs, entre ellos AIC (Animé International Company) la cual lanzó, entre la década de los 80 y en los 90, OVAs como Bubblegum Crisis, Moldiver o Armitage entre otros, llegando alguno de ellos a tener versión televisiva en forma de serie.

En 1984 tiene lugar otro acontecimiento importante. Hiroyuki Yamaga, Yoshiyuki Sadamoto y Hideaki Anno fundan el Studio Gainax. Dicho estudio pronto se gana la etiqueta “estudio de culto” por OVAs como Gunbuster (1988) y Otaku no Vídeo (1991) y series como por ejemplo Fushigi no Umi no Nadia (El misterio de la piedra azul) en 1989; se ha comentado al respecto que la posterior producción de Disney, Atlantis, tiene un “sospechoso” parecido. Más series destacadas fueron el archiconocido Evangelion (1995) y en 1999 Karekano, basada en el manga de Masami Tsuda.

Y después… Akira

Con el animé Akira de Katsuhiro Ôtomo (1988) se crea un culto fuera del Japón probablemente superior al de su tierra de orígen. Esta cinta supone un punto de inflexión en occidente con respecto al animé, cambiando muchas opiniones negativas y ganando nuevos adeptos. El impacto causado por Akira internacionalmente se refuerza con la aparición de otros largometrajes de calidad. Practicamente todos los animé realizados por los estudios Ghibli se ganan el calificativo de “clásicos” e incluso en algún caso (los dirigidos por Miyazaki) superan en taquilla a los blockbusters de Hollywood dentro de Japón, beneficiandose también de una buena difusión internacional a través de Buena Vista, distribuidora de producciones Disney.

El animé japonés disfruta a día de hoy de una muy buena reputación a nivel internacional y, si la industria de la animación se está expandiendo vertiginosamente a nivel mundial, Japón tiene todas las bazas para continuar siendo el líder del sector.

Tags: , , , , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment