Identidad Anime|Identidad Manga

La sabiduría del anime y del manga

Escrito por Ademir / 24 de octubre de 2008

El mundo es un ámbito colmado de maravillas y de sorpresas; un espacio para descubrir y pensar cosas nuevas, posibilitando nuevos misterios, en cada momento. Los antiguos griegos cimentaron en esa intuición el conjunto de su legado intelectual. Hoy solo los niños y los seres marginales parecen tener un acceso a esa manera de pensar, lamentablemente. Sin embargo la oportunidad de poder ser “extranjero” permanente, un viajante continuo de sentidos y de realidades, es algo que también el anime y el manga nos pueden brindar.

Heródoto como sabio

Uno de los personajes más carismáticos y valiosos de la antigüedad clásica es el historiador Heródoto. En el transcurso de su vida plena viajo por los lugares más importantes de la antigüedad, conoció muchos pueblos, lugares extraños, animales y plantas casi fantásticas por su exotismo, fue testigo de acontecimientos conmovedores y emotivos, dramáticos y arriesgados. Pero en cada oportunidad gozaba de un permanente sentido del asombro y de admiración por todo lo que veía, conocía y registraba.

Sus Nueve libros de la historia son un tesoro de datos, narraciones y perspectivas que sirven como una ventana para comprender toda esa era majestuosa y legendaria. Y es que Heráclito, más que historiador era un sabio, y esto lo ha ponderado el filósofo español Fernando Savater, ya que el poder ser extranjero en todo lugar le brindaba un sano alejamiento de todo; y le dotaba de una curiosidad infatigable, muy griega, muy humana, para poder interesarse profundamente por lo particular que se encontrara en la ruta de sus travesías. Heródoto es un ejemplo, siempre amable y presto a ser escuchado.

El anime y el manga como sabiduría

De igual manera la tradición del anime y del manga nos obsequia la posibilidad de poder contemplar nuestra realidad como Heródoto, sin prejuicios, sin preconcepciones lastrantes; compartiendo la fascinación japonesa por occidente y además, adentrándonos en la profunda sensibilidad asiática introspectiva y espiritual como pocas. Es un fenómeno cultural estimulante y fructífero.

El milagro de cada evento del mundo se recupera y ya con la fascinación de un infante aunada a nuestra propia experiencia de vida, podemos reconocer en las aventuras, dramas, odiseas y épicas fascinantes que se nos presentan nuestros propios horizontes desmitificados y sin la carga de moralidades o paradigmas con los que el sistema (o lo que queda de él, hoy) busca sujetar y controlar la experiencia de vida de cada individuo.

En ese sentido, por ejemplo, el abigarrado, caótico y divertido universo del Doctor Slump, con la robot Aralé; o los viajes de fantasía plena y de crecimiento, del primer Dragon Ball, y del mejor Goku, con su nube voladora y su báculo sagrado- como Dionisos niño, fascinado y feliz redescubriéndose en su propia creación. Esa es una de las sabidurías posibles del anime y del manga, para todos.

Tags: , , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment