Series y Películas|Series y Películas > Top ten Anime

La filosofía del fin del mundo: Neon Genesis Evangelion (III)

Escrito por Ademir / 12 de septiembre de 2008

La única noble esperanza, en el gran canto de muerte sin fin- parafraseando al poeta José Gorostiza- que es la filosofía del anime Neon Genesis Evangelion, quizas se halle en uno de los personajes más emblemáticos de esta trama apocalíptica: la bella Misato Katsuragi.

La mayor Misato Katsuragi, valiente integrante de las huestes de Nerv, y del comandante Gendo, es una chica llena de energía vital, sincera y espontánea; que pareciera ser la única persona sensata en ese ambiente de opresión psicológica y moral que padecen todos los habitantes de ese mundo condenado a la furiosa venganza de la naturaleza, con la inminencia del Tercer Impacto y el consiguiente fin de la realidad.

De tal suerte que Misato es una mujer que enfrenta cada etapa de esta epopeya trágica con toda la fuerza de su alma, y advierte en cada relación con sus compañeros, en el respeto y la atención que les otorga, un reconocimiento de su propia condición de ser (ahí) humano. Todos estamos en el mismo barco naufragante, aquí está mi mano, diría Misato. (Levinas mirandose en Heidegger)

El otro como uno mismo

Pero aún más allá, en una segunda instancia, Misato Katsuragi, hermosa cabellera negra que destaca por su brillo en la oscuridad final que se avecina, es el ser que escucha y dialoga con los demás. A cada uno de sus amigos, compañeros y conocidos trata de hablarles de acuerdo a sus muy particulares maneras de comunicarse; ella se adapta, ella se brinda: en la desentendida pasión amorosa del galán Kaji, en los caprichos y demandas de Azuka, en la engañosa imperturbabilidad del discurso de Ritsuko, en las órdenes de Gendo, en las necesidades de Pen Pen, su pingüino mascota.

Misato es aquella que logra ver en el encuentro con el otro un evento irreductible, una epifanía que ha de experimentarse al límite, y de la cual tenemos la responsabilidad de conservar y mantener viva, en una comunicación plena y continua. (Levinas llamando a Habermas)

El otro como esperanza de Dios

Pero la tercera etapa, la más profunda en el ser de Misato Katsuragi, se relaciona en el sacrificio de su padre, cuando durante una expedición al polo sur, se sucedió el devastador segundo impacto, y su padre salvó a la niña Misato encerrándola en una capsula que se quedó flotando en las aguas agitadas por el cataclismo. Misato creció así en shock, y la extrovertida persona de su adultez, esconde así a una niña enmudecida por el dolor y la frustración ante eventos de violencia, destrucción y llanto que no tienen explicación alguna.

En el corazón de Misato Katsuragi habita un Job infatigable que recuerda y pronuncia en diferentes maneras su muy particular discurso de reclamos amorosos. Porque para el corazón de Misato Katsuragi, cada otro representa el otro que se fue sin explicar nada, y que la obligó a ser lo que es, sin darle ninguna razón por ello; es el otro que atormenta a Misato, debajo de su apariencia de locuacidad y arrojo, el que está simbolizado por una pequeña cruz de madera que cuelga siempre en su cuello. Recuerdo de su padre, del otro que en el cielo sólo escucha, calla y espera.( Levinas frente a un espejo, y el silencio)

Tags: , , , , , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment