Identidad Anime > Historia Anime

Historia del anime (VII): 1980

Escrito por Meldonya / 26 de septiembre de 2008

En esta década comienza la edad de oro del anime, que dura hasta nuestros días. Termina por definirse el género de Mechas que apareció en los 70 y la llegada de un nuevo formato de video doméstico, el OVA, fomenta la experimentación y la llegada de nuevas ideas como el Hentai.

Esta tendencia en animes basados en robots y naves espaciales se incrementó debido al éxto comercia que obtubo por aquellos años la película americana de «La guerra de las galaxias«. Esto permitió a la serie «Nave espacial Yamato» (1973) revivir como una obra cinematográfica. «Gundam» (1979), el primer robot del anime, a pesar de su poco éxito en sus inicios también consiguió revivir en 1982. El éxito de estas nuevas versiones de animes que habían caido en el olvido fue considerado el boom de los 80, lo que algunos consideran el comienzo de la edad dorada del género que continúa hasta nuestros días.

El fanatismo anime hecho revista

Mientras el género de Mecha deribó de los robots gigantes con los que empezó en 1970 hasta las elaboradas máquinas espaciales de los 80, otros dos sucesos tuvieron lugar entre tanto. Apareció una subcultura en Japón, cuyos miembros se autodenominaron otakus, que empezaron a desarrollar revistas en torno al anime como Animage o Newtype. Estas revistas se alzaron en respuesta al fanatismo desmesurados que surgió con las series como Yamato y Gundam.

El animador de Yamato permitió a verios de su animadores clave trabajar con su propio estilo de movimiento. Esto fue el inicio para las bases del estilo individualista único en el anime. Además, la animación de Kanada fue la inspitarión de Takashi Muramaki y su movimiento de superposición.

En los Estados Unidos la popularidad de «La guerra de las galaxias» también tuvo sus consecuencias en la producción de animaciones, pero ni con mucho con tanto efecto como en el país nipón. «Gatchaman» fue rehecho y reeditado para convertirse en «Battle of the Planets» (1978) y de nuevo en 1986 para convertirse en «G-Force«. A su ver «Yamato» fue rehecha y reeditada para convertirse en 1979 en «Star Blazers».

[youtube:http://es.youtube.com/watch?v=V3cJHKipWbg]

Los otakus establecen sólidas bases culturales

La cultura otaku se pronunció con la adaptación de Mamoru Oishii de la popular obra del artista Rumiro Takahashi, el conocido manga «Urusei Yatsura» (1982). Yatsura hizo a de Takahashi un nombre recurrente dentro de dicha cultura mientras que Oishii rompió con ella, lo que le dio la oportunidad de experimentar y producir la película animada de «Urusei Yatsura 2: Beautiful Dreamer» (1984).

La cultura otaku también influiría en las personas que entraron en el mundo de la animación durante este periodo. Entre ellos lo más famosos fue el nuevo grupo de producción Daicon Films, que posteriormente se convertiría en Ganiax. Ganiax empezó a producir largometrajes para convenciones de ciencia ficción, y fueron tan populares entre la comunidad otaku, que les fue dada la oportunidad de tomar las riendas de «Royal Space Force: The Wings of Honneamise» (1987).

Otro de los animes más influyentes de la historia fue sacado a la luz en estos años, «Nausica del valle del viento» (1984). La película otorgó al anime más prestigio, el cual permitió que muchos proyectos experimentales y ambiciosos salieran poco después de su estreno. También permitió al director Hayao Miyazaki y su colega Isao Takahata crear su propio estudio bajo la supervisión de Toshio Suzuki.

[youtube:http://es.youtube.com/watch?v=9Ms-ilMug8A&feature=related]

A dicho estudio se le conocería mundialmente como el estudio Ghibli, y ha sido uno de los más importantes e influyentes de toda la historia del anime. Su primera obra, «Laputa: Un castillo en el cielo» (1986), fue uno de los proyectos más ambiciosos de Miyazaki.

La influencia del estudio GHIBLI

Los 80 también trajeron consigo al formato del OVA (Original Video Animation), dirigidos al comercio para el público. El primer OVA fue «Moon Base Dallos» (1983.1984), de Mamoru Oshii, que resultó ser un fracaso. Sin embargo «Magazone 23», en 1985, acabó siendo todo un éxito comercial. Gracias a este formato de video, series como «Patlabor» pudieron ver la luz ya que se usó, principalmente, para comprobar el éxito que podía llegar a tener una animación en la audiencia. El OVA también permitió la aparición del anime pornográfico (Hentai) como «Cream Lemon» (1984), de hecho, el primer OVA hentai fue «Wonder Kids», de tipo Lolita (en el que aparecían niños), ese mismo año.

En los últimos años de los 80, que siguieron tras el estreno de «Nausica«, mostraron un incremento mostraron una ampliación considerable de películas de alto presupuesto y/o experimentales. En 1985, Toshio Suzuki ayudó a recaudar fondos para la película experimental de Oshii «Angel’s Egg» (1985). El mercado del OVA también permitió la salida de cortas obras experimentales como «Take the X«, «Neo Tokyo» y «Robot Carnival«, que vieron la luz en 1987.

Este periodo de altas inversiones y excperimentos cinematográficos llegó a su zenit con la producción de las dos películas animadas más caras de todos los tiempos: «Royal Space Force: The Wings of Honneamise«, en 1987 y la popular «Akira» de 1988.

[youtube:http://es.youtube.com/watch?v=qT_SLtKoeVY]

Muchas de estas producciones no lograron recuperar el dinero invertido. Ni si quiera «Akira» ni «Royal Space Force: The Wings of Honneamise» fueron un éxito de taquilla en japón. Esta fue la razón de que muchos estudios de animación de la época tuviesesn que cerrar y se frenó la práctica de la experimentación por fórmulas más seguras comercialmente hablando. Tan sólo el estudo Ghibli pudo sobrevivir a esta criba con la producción de su ambiciosa película «Kiki’s Delivery Service» (1989), convirtiéndose en la película con más potencial bruto que llegó a ganar para los estudios más de $40.000.000 ese año.

A pesar del fracaso de «Akira» en Japón, ayudó a atraer a muchos fans internacionales al mundo del anime Japonñes. En occidente, la película fue una obra de culto y símbolo de lo que se podía esperar de los paises orientales.

El fracaso doméstico de «Akira» y su éxito fuera de Japón, combinado con el fin de la burbuja económica y la muerte de Osamu Tezuka en 1989, dieron por finalizada esta época de los 80 en el anime.

Tags: , , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment