Identidad Anime > Historia Anime

Historia del anime (III): Primeros pasos

Escrito por Meldonya / 5 de septiembre de 2008

Tercera entrega de la historia del anime en la cual presentamos a los primeros realizadores japoneses que se embarcaron en la aventura que precedió toda una cultura. Sus tres grandes pioneros, Oten Shimokawa, Seitaro Kitayama y Sumikazu Koichi serán los encargados de hacer frente al cine animado estadounidense de la época.

La primera película de animación se llevó a cabo en 1906 a manos del productor americano James Stuart Blackton, «Humorous Phases of funny face».

Pioneros

En 2005, se descubrió la animación japonesa más antigua hasta la fecha, que data del año 1907. Consitía en cincuenta fotogramas dibujados directamente en una tira de celuloide. Este anime, cuyo autor es desconocido, nos mostraba un niño escribiendo los caracteres de «Película Animada», después se quitaba el sombrero mientras saludaba al público.

El origen de del anime japonés es un poco incierto. Se sabe que las obras de sombras originarias de China tuvieron un fuerte impacto en la animación. Otro dato conocido es el pionero francés de la animación, que inspiró a artistas posteriores, Emil Cohl y su obra «Fantasmagorie».

La primera película expuesta en un cine, fue en Tokio hacia el año 1910, y su título fue «Tekugukan». Dado el éxito que tuvieron entre 1914 y 1917 las películas animadas americanas, la industria japonesa comenzó a plantearse la realización de anime nacional a otro nivel.

Primera generación de Anime Japones

Pocas películas de la época han sobrevivido hasta nuestros días. Tras su éxito en los cines en las grandes ciudades, muchas de ellas fueron vendidas a cines menores para posteriormente ser revendidas como tiras o fotogramas.

Oten Shimokawa

Tennenshoku Katsudo Shashin, más popularmente conocida como Tenkatsu, fue la primera compañía de animación japonesa dispuesta a hacer frente a la animación americana. Oten Shimokawa, un mangaka de la época que trabajaba para la revista Tokyo Puck, fue contratado por dicha compañía para encargarse de una película de animación. Su labor no fue fácil debido a la falta de técnicas de animación en Japón y de información a cerca de cómo llevarlas a cabo.

A pesar de los problemas técnicos y de sus problemas de salud, derivados de la sobrexposición a la luz que requería el trabajo y al consiguiente deterioro visual, fue capaz de llevar a cabo la realización de cinco películas entre ellas la primera de la animación japonesa, «Muzuko Imokawa y el guardian de la entrada», estrenada en 1917 bajo su nombre japonés «Imokawa Muzuko, Genkanban no maki». Posteriormente violvió a su antiguo trabajo como dibujante de manga.

Seitaro Kitayama

Otro pintor llamado por el estilo occidental, Seitaro Kitayama, se interesó por las películas de animación extrangeras expuestas en los cines de Japón. Su interés llegó a tal punto que presentó un proyecto propio de realización a la compañía Nippon Katsudo Shanshin, más conocida como Nikkatsu. La compañía aceptó su propuesta y, a pesar de no tratarse de ningún experto en técnicas de animación, consiguió terminar «La batalla del mono y el cangrejo», con el título original de «Saru Kani gassen», basada en un cuento popular del pais y que fue estrenada un par de meses después que la obra de Shimokawa, en 1917. Kitayama utilizó para sus obras las técnicas de animación de pizarra y después en papel, con y sin fondos preimpresos.

Comenzó a emplear ayudantes aspirantes a pintores a los cuales tomaba como discípulos en las técnicas de dibujo animado. En 1917 llegó a realizar hasta diez películas, entre ellas «Momotaro», que consiguió llevar hasta Francia, siendo el primer animador japonés en llegar hasta occidente. Kitayama llegó incluso a fundar su propio estudio de animación en 1921, el Kitayama Eiga Seigakujo, pero el Gran terremoto de Kanto de 1923 destruirá sus instalaciones, con lo que decidirá trnsladarse a Osaka.

Sumikazu Koichi

Mientras Shimokawa y Kitayama comenzaban a dar sus primeros pasos en la animación en el año 1916, Sumazaki Koichi, dibujante de manga de temática política, comenzó también a interesarse por el género animado. Contratado por la compañía Kobayashi Shokai estrenó meses después que sus predecesores, a pesar de ser la primera en rodarse, el mismo año 1917.

El film, «Hekonai Hanawa y su nueva espada», con el nombre original de «Hanawa Hekonai, Shinto no maki», tuvo como protagonista a un samurai. Sumikazu será visto como el animador japonés más avanzado de la época. Tras un breve descanso después de rodar las cisnco prmeras películas, Koichi volvió a su trabajo realizando películas animadas como propaganda política hasta que su obra llegó a contar con hasta 15 animaciones.

No se conserva ninguna copia de las películas de estos tres tres pioneros por lo que se desconocen muchos datos.

Tras ellos dará comienzo la segunda generación, marcada por los avances técnicos de la época que ayudarán a perfeccionar el resultado final y a facilitar la producción de películas.

Tags: , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment