Identidad Anime > Historia Anime|Series y Películas > Top ten Anime

Guía para Neon Genesis Evangelion (3)

Escrito por Ademir / 5 de noviembre de 2008

Continuamos comentando sobre el primer episodio de esta extraordinaria serie de anime creada por Hideakki Anno. Se tratará aquí sobre el arriibo de Shinji a la devastada Tokio 3 y la relación inicial de Shinji y Misato.

El arribo de Shinji a la ciudad vacía

Shinji llega a Tokio-3. Lo primero que percibe uno al compartir la estupefacción de Shinji es una sensación de desamparo, como el estar arrojado heideggeriano: bruscamente situado y sin explicación, o justificación alguna, en un ámbito cuyo sentido se encuentra allende cualquier modificación. Sólo cabe analizarse existencialmente/reinterpretarse a partir de ello. El sentimiento de Shinji en esta circunstancia se asemeja al manejado por Giorgio de Chirico, pintor que desarrolló una serie de obras en las que creó un singular universo de plazas vacías, siluetas lejanas empequeñecidas y extraviadas; también extravagantes humanoides parecidos a maniquíes robóticos, sin propósito alguno: como si fuesen testigos-vestigios olvidados de un tiempo en perpetua persecución de sí.

Mucho del sentido de desamparo de lo óntico, sobre la incógnita acuciante del ámbito que lo fundamenta, presente en el amiente urbano posapocalíptico de Evangelion, puede identificarse en estas obras de Giorgio de Chirico; la absurda presencia de los ángeles, la de los humanoides gigantescos mencionados. Y de igual y reveladora manera, la finitud, la limitación, el agobio de distancia, de los personajes de estas obras de Giorgio de Chirico, bien podrían leerse como un símil de la angustia existencial de Shinji ante un ámbito de vacios en conflagración que lo reciben sin aviso previo. Como una Comala de Rulfo, futurista: sólo murmullos y delirio, en la soledad del ser.

[youtube:http://es.youtube.com/watch?v=EgATlhZFAfs]

El primer encuentro de Shinji y Misato

Shinji a su llegada, tiene una fotografía de Misato Katsuragi, para poder identificarla en Tokio-3. La imagen es sensual y juguetona. Con un beso y dedicatoria. Misato, por su parte, cuenta con una fotografía de Shinji, para los mismos fines: una instantánea formal-escolar con su rostro flaco, triste y gris. Misato llega tarde a la cita, ambos lamentan lo acontecido, Shinji piensa que no podrá encontrarse con Misato, que incluso no debió haber llegado allí. Misato se lamenta de cómo, de todas las ocasiones de reunirse con alguien que ha tenido, ha tenido que fallar en aquella. Finalmente se encuentran, chocan en inicio sus caracteres. El aburrido Shinji se queja, Misato extrovertida le censura su inmadurez, Shinji le hace ver qu ella es igual en ese sentido: ambos son unos niños.

Hay en estos dos personajes una curiosa relación especular, cada uno corresponde a ciertos momentos idénticos de ser que en cierto instante se entrecruzan: En el Shinji dubitativo y silencioso, Misato se reconoce como alguna vez ella fue. Shinji ve en Misato la fuerza de ser que alguna vez desearía aspirar a poseer. En las postrimerías de la serie, un beso entre ambos sellará esta ofrenda de vida, aun cuando fuese como mero anhelo, un ciclo vital que se cierra, aún cuando luego ya no haya nada que se abra en su lugar. Como la frialdad del contacto en los labios, de un vidrio a punto de fragmentarse. Narciso perdiéndose en las profundidades: un último suspiro, y el olvido.

Tags: , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment