Identidad Manga > Público

¿Te apetece un combate?

Escrito por Sonia / 26 de septiembre de 2008

Artes marciales, luchas sin cuartel, combates interminables... elementos propios del manga con un público mayoritario y fiel.

Si las disciplinas marciales forman parte intrínseca de la cultura japonesa, era inevitable que éstas acabasen conformando un género dentro del manga. De hecho a este género pertenecían muchos de los primeros mangas que llegaron a Occidente, y todavía hoy en día muchos occidentales asocian el manga con cómics de artes marciales, o interminables combates. No por ello el género resulta monótono, ya que los mangakas ponen toda su creatividad en juego para que estas historias resulten originales, que la acción no decaiga y en cada combate haya algún suceso inesperado.

Ranma 1/2, de Rumiko Takahashi, es una de las series de artes marciales más conocidas. Los protagonistas conviven en un dojo, entrenándose para perfeccionar sus técnicas de lucha; a un tiempo, el lector puede disfrutar también de historias paralelas con situaciones cómicas o románticas que dan un toque fresco a la serie. Y ¿quién no recuerda a Yawara? de Naoki Urisawa; en sus 29 tomos se cuenta la historia de la judoka más famosa de Japón, obligada, a causa de la ambición de su abuelo, a seguir la tradición familiar del judo.

Otra serie simpática es Kakaiou Noritaka, fruto de la unión de dos talentos, Murata y Hamori (guionista y dibujante), donde nos encontramos con Noritaka, el personaje protagonista un tanto impresentable, que practica el kick-boxing. Naruto, de Masashi Kishimoto, es uno de los mangas que destacan en el género de artes marciales; el que más y el que menos conoce esta serie en la que un estudiante para ninja se esfuerza por ser el número uno. Además del manga y el animé, videojuegos y un montón de merchandising son pruebas feacientes de su éxito.

Torneos

Y, ¿los torneos? Héroes que se enfrentan a enemigos cada vez más fuertes y expertos, sobre el ring o el tatami… El argumento no suele ir más allá de vencer al rival, por ello cuando llega al público una serie nueva en la que el personaje es más complejo, madurando en cada capítulo, superando desafíos contínuos que conllevan sacrificios personales donde la meta no es solo el mérito como luchador, ésta suele tener un éxito mayor. Es el caso de Dragon Ball, de Akira Toriyama, aunque quizá no hayan sabido parar antes de que la serie perdiera su originalidad.

Por otros derroteros

El súbgenero de lucha más popular quizá sea el que une la temática fantástica y la lucha, donde resultan fundamentales la personalidad y habilidades de sus personajes. No le falta originalidad a Hokuto no ken, de Buronson y Tetsuo Hara, dónde el género tradicional de lucha se mestiza con un futuro posapocalíptico donde lo que vale es la ley del más fuerte.

El humor también tiene cabida en la lucha, como por ejemplo en Kinnikuman, de Yudetamago, basada en la lucha profesional y donde los combates tienen que pararse a causa de las risas del público.

Añadir, para finalizar, que a Japón se le tiene reprochado fomentar la competividad y un excesivo afán de protagonismo, pero hay que decir en su defensa que también se fomentan valores positivos como lo son la amistad y el trabajo en equipo.

Tags: , , , , , , , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment